[1] u/dis/a-topías

A

octubre 5, 2018
/ / /
Comments Closed

Los habitantes de Aleofane afirman que todo aquel que ejerce alguna influencia en la gente se convierte en funcionario público, y que el periodismo no es más que la Iglesia en papel impreso.

El Ministerio de Fama monopoliza la publicidad y emplea a los mejores poetas, escritores y artistas de la isla. Cualquiera puede comprar fama, desde rumores hasta manifestaciones públicas.

(Godfrey Sweven: Riallaro, The Archipelago of Exiles. Nueva York y Londres, 1901.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 34

Amorfa. Isla que debe su nombre a su falta de forma definida. Es como si fuera un coral flexible, ameboide o protoplásmico.

(Alfred Jarry: Gestes et Opinions du Docteur Faustroll, Pataphysicien. Roman Néo-Scientifique. Paris, 1911.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 42

Isla del Anciano del Mar. Vive en ella el Anciano del Mar, […] con mirada triste  y con taparrabos de hojas, espera que algún infortunado se atraviese en su camino. Si el viajero se apiada del viejo y lo carga sobre su espalda, se convertirá en una bestia de carga para el resto de sus días.

(Anónimo: Las mil y una noches. Siglos XIV-XVI.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 43

En Anostus no hay noches ni días, sólo una bruma rojiza que envuelve el paisaje. Hay dos ríos, el río del Placer y el del Dolor, en cuyas márgenes crecen árboles venerables. Los árboles del río de Dolor dan frutos que producen pena y el viajero que los pruebe pasará llorando y padeciendo el resto de sus días y morirá del mismo modo. Los frutos de los arboles del río del Placer son todo lo contrario, y el que los pruebe se sentirá libre de sus deseos anteriores. Si alguna vez amó a alguien, olvidará su amor, e iré rejuveneciendo hasta volver a ser el que fue en sus primeros años de vida, muriendo como un niño recién nacido.

(Claudio Eliano: Historia varia. Siglos II-III.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 46

Toda la riqueza de Antangil pertenece al pueblo, que decide los aumentos o reducciones de los tributos, tanto públicos como particulares. 

(Joachim du Moulin [?]: Histoire du grand et admirable royaume d’Antangil Inconnu jusqu’à présent à tous Historiens et Cosmographes: composé de six vingts provinces trés-belles & très fertiles. Avec la description d’icelui & de la police nonepareille, tant civile que militaire. De l’instruction de la jeunesse. Et de la Religion; par I.D.M.G.T. Saumur, 1616.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 47

Los habitantes de esta Atlántida sumergida son de piel oscura. A su servicio tienen una raza de esclavos blancos, tal vez vástagos de cautivos griegos, […].

Los científicos de esta Atlántida han descubierto la manera de obtener químicamente vino, café, té y harina con las mismas características que los productos naturales.

(Platón: Critias. Siglo IV a.C.; Platón: Timeo. Siglo IV a.C.; Jules Vernes: Vingt mille Lienes sous les mers. París, 1870; Pierre Benoit; L’Atlantida. París, 1919; Sir Arthur Conan Doyle: The Maracot Deep. Londres, 1929.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp.62-63

En Atrocla se fomenta el arte de embrollar las cosas de la vida de tal modo que ni un genio podría desenredarlas. El número de leyes confusas, difíciles, aumentó día a día; las normas y los reglamentos que se promulgaban abarcaban todos y cada uno de los aspectos de la vida diaria. El resultado fue que, en muy poco tiempo, prácticamente todos los isleños fueron culpables de haber infringido alguna ley y recibieron el castigo correspondiente; aquellos que no fueron castigados, por otra parte, no tardaron en convertirse en sospechosos para los demás.

(Alexander Moszkowski: Die Insel der Weisheit, Geschichte einer abenteuerlichen Entdeckungsfahrt. Berlín, 1922.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 531
 

 

Read More

B

octubre 4, 2018
/ / /

Babilaria. La reina posee un harén, formado en su mayor parte por extranjeros, entre los que elige a sus maridos.

Las mujeres no sólo son guerreras o piratas, sino también cultivan la música y la poesía. Los hombres no reciben ninguna clase de educación y sólo deben preocuparse por su aspecto.

(Abbé Pierre Françoise Guyot Desfontaines: Le Nouveau Gulliver, ou Voyage De Jean Gulliver, Fils Du Capitaine Gulliver. Traduit d’un Manuscrit Anglois. Par Monsieur L.D.F. París, 1730.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 71-72

Lo más extraordinario de Bacemerán son sus habitantes: tienen cabeza de perro, rinden culto al buey y llevan en la frente, como muestra de devoción, un buey de oro. […] Si hacen prisioneros, se los comen.

(Sir John Mandeville: Voiage de Sir John Mandeville. Paris, 1357.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 72

Bachepousse. Aunque estos nativos son perezosos, tienen temperamento de artistas; por ejemplo, pintan el ganado antes de llevarlo a campo a pastar […]. Los niños hacen sus necesidades diarias encima de pañuelos de seda fina de forma cuadrada.

(Robert Pinget: Graal Flibuste. París, 1956.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 73

Baleuta pretende ser el único Estado del mundo que ha llevado a la práctica el ideal platónica.

Los hombres de Baleuta comparten mujeres y niños.

Para que la mortalidad no sea inferior a lo deseable, se deja hasta cierto punto que las epidemias sigan su curso natural y los médicos se abstienen de curar a todos los enfermos.

(Alexander Moszkowski: Die Insel der Weisheit, Geschichte einer abenteuerlichen Entdeckungsfahrt. Berlín, 1922.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 74

La pobreza de Balnibarbi se debe en gran medida a los llamados Proyectistas.

Un «proyecto» típico de los Proyectistas es, por ejemplo, el de […] abolir las palabras; afirma que este modo mejorará la salud de la gente pues disminuirá el agotamiento de sus pulmones. La lógica subyacente en este proyecto es que si las palabras representan cosas, resulta más práctico que los hombres lleven consigo las cosas que las palabras describen. 

(Jonathan Swift: Travels Into Several Remote Nations Of The World. In Four Parts. By Lemuel Gulliver, First a Surgeon, and then a Captain of several Ships. Londres, 1726.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 76

Barataria. Ínsula situada en el centro de Aragón. Es la única ínsula del mundo rodeada por tierra en vez de por mar.

(Miguel de Cervantes Saavedra: El ingenioso hidalgo Don Quichote de la Mancha. Madrid, 1615.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 77

La principal preocupación de la gente de Boffón es la amistad. Si un amigo cae enfermo, los indígenas lo cuelgan de un árbol porque, afirman, mejor que los pájaros, ángeles de Dios, se lo coman que los gusanos de la tierra lo devoran. 

(Sir John Mandeville: Voiage de Sir John Mandeville. Paris, 1357.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p.94

Bran. Esta isla es el cuerpo en descomposición de barón Hildebrand del Mar de Habundes. Es estéril y desolada, dado que el barón se pudre desde el cerebro, los huesos y la médula hacia afuera.

(Alfred Jarry: Gestes et Opinions du Docteur Faustroll, Pataphysicien. Roman Néo-Scientifique. Paris, 1911.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p.96

Archipiélago Brisevent. En una isla […], unos fugitivos formaron su propio gobierno con ayuda de sus amantes, a las que mantienen como esclavas […]. Estas mujeres hacen cualquier cosa por complacer a sus hombres: les cantan serenatas al pie del balcón, se echan al suelo cuando su amo pasa, mastican para él la comida y, en invierno, le calientan la cama con sus cuerpos.

(Charles Sorel: La Maison des jeux. París, 1657.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp.97-98

El gobierno de Broolyi es una monarquía absoluta y sus habitantes están convencidos de que la paz siempre acaba por triunfar. Afirman que el día en que la guerra alcance su perfección, todo combate cesará, que el terror de morir será el principio rector universal y que la guerra sirve a la causa de paz.

Los templos son accionados por unas máquinas desde una fábrica de religión. Sacerdotes automáticos de cera celebran las ceremonias y participan en las procesiones.

(Godfrey Sweven: Rillaro, the Archipelago of Exiles. Nueva York y London, 1901. Godfrey Sweven: Limanora, the Island of Progress. Nueva York y London, 1901.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 104
Read More

C

octubre 3, 2018
/ / /

Cabalusa. […] poblada por mujeres feroces que en lugar de piernas tienen cascos de asno y que, al parecer, son antropófagas.

(Luciano de Samosata: Relatos verídicos. Siglo II.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 108

Islas de las Calabazas. Archipiélao […],  así llamado porque en ellas crecen calabazas enormes, tan grandes que a veces tienen casi veinte metros cúbicos. Sus habitantes […] las usan como embarcaciones: los tallos sirven de mástiles y las hojas de velamen. Los naturales de estas islas son piratas y atacan a sus vecinos. Sus enemigos […] los llaman los «calabazapiratas».

(Luciano de Samosata: Relatos verídicos. Siglo II.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 110

Canepa. Isla habitada por toda clase de hipócritas, hombres y mujeres, viejos y jóvenes. Todos, sin excepción, son ermitaños y mojigatos, además de santurrones, […].

(François Rabelais: Le quart livre des faicts du bon Pantagruel. París, 1552.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 113

En Cantahar no conocen el reloj, ni de sol ni de arena. El tiempo se mide con [una] planta cuyas ramas dan cada una una hoja que gira muy despacio y tarda seis horas en recorrer 180º.

(De Varennes de Mondasse: La Découverte De L’Empire De Canthahar. París, 1730.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 114

Caspak está poblada por muchas variedades de la especie humana, desde el hombre-mono y el de Neanderthal hasta el hombre de Paleolítico Superior, más evolucionado.

(Edgar Rice Burroughs: The Land that Time Forgot. Nueva York, 1918; Edgar Rice Burroughs: Out of Time Abyss. Nueva York, 1918.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 124

Caura. Sus habitantes adoran lo primero que ven por la mañana. La consecuencia es una gran confusión a causa de lo efímeras que son todas las religiones de la isla; se ven, además, ídolos nuevos cada día porque erigen uno para cada uno de los objetos de su culto.

(Sir John Mandeville: Voiage de Sir John Mandeville. Paris, 1357.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 128

El rey de Cavalet cuenta con más de mil esposas, elegidas entre las doncellas más hermosas del país […]. Para compensar la obediencia que guarda el rey al mandato divino «creced y multiplicaos», gran cantidad de peces de todas las especies del mundo llegan a las orillas de la isla. Cada especie acude allí una vez al año y se queda cerca de la costa tres días hasta otra especie ocupa su lugar.

(Sir John Mandeville: Voiage de Sir John Mandeville. Paris, 1357.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 129

Chita está gobernada por un verdugo chino que retiene a varios hombres mutilados como objeto de observación. 

(Pierre Mac Orlan: Le Chant de l’équipage. París, 1949.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 134

Isla de los Cíclopes. El nombre de la isla deriva de sus habitantes, unos gigantes que tienen un solo ojo que está en la mitad de la frente. […] Tienen la detestable costumbre de comer carne humana […].

(Homero: Odisea. Siglo IX [?] a.C.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 134-135

La Isla de la Civilización es una monarquía regida por un rey de madera de palo de rosa. Es un autómata y puede forma -en inglés- hasta treinta decretos por sesión, con bella caligrafía.

Los ministros tienen grandes responsabilidades. Cada uno de ellos lleva un nudo corredizo al cuello para que cualquier elector pueda estrangularlo si se demuestra que no cumple con la tarea encomendada. Los miembros del Parlamento son sordomudos, lo cual suprime de por sí los interminables debates.

(Henry-Florent Delmotte: Voyage pittoresque et industriel dans la Paraguay-Roux et la Palingénesie Australe par Tridacé-Nafé-Théobrôme de Kaou’t’Chouk, Gentilhomme Breton, sous-aide à l’etablissement des clysopompes, etc. Meschacébé [i.e. Mons], 1835.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p.140

En Cocaigne nada cambia nunca y la vida es un flujo interminable de placeres curiosos. No existe el remordimiento.

(James Branch Cabell: Jurgen. A Comedy of Justice. Nueva York, 1919.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 144

Corcho. Sus habitantes parecen europeos por su altura y su aspecto, pero sus pies son de corcho u por eso se los llama «corchópodos». No se hunden en el agua y […] pueden caminar por mar lo mismo que por tierra. Corcho está edificada sobre un gran corcho, redondo y flotante.

(Luciano de Samosata: Relatos verídicos. Siglo II.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 151

Cyril. Isla de localización desconocida. En realidad se trata de un volcán móvil que funciona con cuatro potentes propulsores instalados en su cuatro ándeles.

(Alfred Jarry: Gestes et Opinions du Docteur Faustroll, Pataphysicien. Roman Néo-Scientifique. Paris, 1911.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p.156
Read More

D

octubre 2, 2018
/ / /

Isla del Día de Antes. Así llamada porque los que visitan son incapaces de determinar un punto fijo del espacio desde el que poder medir de tiempo, lo que hace que sea imposible ubicar la isla en el presente.

Los viajeros deben saber que la isla que ven puede no ser la misma que vean los demás, ya que el paisaje parece reflejar la experiencia que tiene del mundo cada uno de los visitantes.

(Umberto Eco: La isola del giorno primo. Milán, 1994.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 162

Isla de los Dichosos. […] sus habitantes van vestidos con tejidos de araña suaves y purpúreos. No tien cuerpo pero se mueven y hablan como si fueran mortales. Parece que sean almas desnudas envueltas en una apariencia corpórea. […]

El viajero no hallará en la Isla de los Dichosos la oscuridad de la noche o la claridad de día a las que está acostumbrado; la baña constantemente una luz que es como la penumbra que precede a la aurora cuando el sol todavía no ha salido.

(Luciano de Samosata: Relatos verídicos. Siglo II)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 165-166

Isla de Dioniso. En la isla crece otra especie de vid, de cepas grandes y robustas que en su parte superior son mujeres de cinturas para arriba. […] El viajero no debe permitir que estas criaturas arborescentes lo abracen; embriagado al instante, caerá en un sopor que lo hará olvidar la familia, el honor y la patria. El que haga el amor con alguna de ellas se transformará en vid y echará raíces allí mismo.

(Luciano de Samosata: Relatos verídicos. Siglo II)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 166-167

Diranda. Está dividida en dos reinos. El viajero que llegue a Diranda quedará sorprendido ante la cantidad de ciegos, cojos, tullidos y mutilados que viven en la isla. Esto debe a la costumbre de organizar crueles combates de gladiadores en los que se enfrentan los jóvenes de ambos reinos. […] Estos combates son el método de que se valen los dos reyes de Diranda para frenar el excesivo crecimiento demográfico de la isla.

(Herman Melville: Mardi, and  A Voyage Thither. Nueva York, 1849.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 167

Peña de la Doncella Encantadora. Esta roca fue habitada por una doncella que allí fue señora. […] Muchos barcos […] se quedaban alrededor de aquella peña. De ninguna manera podían partir de allí si la doncella no deshacía los encantamientos con que quedaban apresados. De ellos tomaba todo lo que le placía […].

(Anónimo: Amadís de Gaula. Zaragoza, 1508.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 169

En la isla de Dubiaxo vive una secta de escépticos. Obsesionados con la idea de que el hombre no puede saber nada con certeza, han llegado a dudar, incluso, de su propia existencia.

(Alexander Moszkowski: Die Insel der Weisheit, Geschichte einer abenteuerlichen Entdeckungsfahrt. Berlín, 1922.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 531
Read More

E

octubre 1, 2018
/ / /

Ebuda. Sus habitantes son pocos y salvajes. […] Todos los días ofrendan una muchacha a una orca que vive en el mar, cerca de la costa. […] Cada mañana emerge del mar una orca asesina que devora a la muchacha a la que se ha encadenada a una roca de la isla.

(Ludovico Ariosto: Orlando furioso. Ferrara, 1516.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 175

Eea. Está prácticamente deshabitada, excepto por la presencia de Circe, la maga […]. Circe tiene la costumbre de transformar a sus invitados en lobos, leones y cerdos.

(Homero: Odisea. Siglo IX [?] a.C.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 175-176

Emo está habitada por caníbales que viven en chozas de bambú […]. Los cuerpos de los jefes y otros dignatarios están tatuados con intrincados dibujos que realizan artistas especialistas. El procedimiento del tatuaje es largo y penoso, pues empieza cuando la persona tiene diez años de edad y termina cuando llega a los treinta.

(Robert Michael Ballantyne: The Coral Island. Londres, 1858.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 178

Isla de los Empollones. Pueblan esta isla los niños a quienes sus padres hacen estudiar la lección durante toda la semana en lugar de dejarlos salir a jugar, obligándoles a pasar interminables series de exámenes. Como consecuencia de ello, sus cerebros crecen y se vuelven grandísimos, pero sus cuerpos se quedan chiquitísimos hasta que todos se convierten en nabos con nada más que agua dentro.

(Charles Kingsley: The Water-Babies: A fairy Tale for a Land-Baby. Londres, 1863.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 179

Ennasin. [Los] isleños están emparentados entre sí por lazos de sangre y matrimoniales, […] pero los grados de parentesco son tan extraños que nadie es madre, padre, yerno, nuera, tío, primo o sobrino de otro.

(François Rabelais: Le quart livre des faicts du bon Pantagruel. París, 1552.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 180

Entelequia. El viajero encontrará que la reina es joven, hermosa y muy elegante, a pesar de tener más de dos mil años. Cura las enfermedades cantando a los enfermos una canción adecuada a su mal, sin siquiera tocarlas. 

Algunos cortesanos hacen grandes cosas de nada y otros hacen que las cosas grandes se vuelvan nada.

(Françoise Rabelais: Le cinquiesme et dernier livre des faicts et dicts du bon Pantagruel, auquel est contenu la visitation de l’Oracle de la dive Bacbuc, et le mot de la bouteille; pour lequel est entrepris tout ce long voyage. París, 1564.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 180-181

Eolia. En el centro mismo de la isla, Eolo Hipótades levantó un palacio magnífico para él, su esposa, sus seis hijas y sus seis hijos, todos los cuales practican habitualmente el incesto.

(Homero: Odisea. Siglo IX [?] a.C.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 182

Escila y Caribdis. Deben su nombre a sus peculiares habitantes […]. Escila tiene doce pies, seis cuellos, seis cabezas y seis bocas, y en cada boca tres hileras de dientes. Suele salir de su cueva para devorar marinos incautos. Caribdis […] sorbe grandes cantidades de agua de mar tres veces al día y luego la escupe creando peligrosos remolinos.

(Homero: Odisea. Siglo IX [?] a.C.; Pausanias: Descripción de Grecia. Siglo IV a.C.; Ovidio: Metamorfosis. Siglo I.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 186-187

Espectralia es un mundo crepuscular, habitado por seres que temen al sol y levantan nubes de polvo cuando éste aparece.

(Godfrey Sweven: Rillaro, the Archipelago of Exiles. Nueva York y London, 1901. Godfrey Sweven: Limanora, the Island of Progress. Nueva York y London, 1901.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 187

La gente de Estotilanda domina todas las artes del mundo […].

(F. Marcolini: Dello scoprimento dell’Isole Frislandia, Eslanda, Engrovelanda, Estotilanda e Icaria, fatto sotto il Polo Artico dai due fratelli Zeno, M. Nicole e M. Antonio. Venecia, 1558.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 193
Read More

F

septiembre 30, 2018
/ / /

Fanattia. Está habitada por unos seres quijotescos locos, convencidos de que ciertos alimentos, bebidas, ropas y gestos son nocivos para la salud […].

(Godfrey Sweven: Rillaro, the Archipelago of Exiles. Nueva York y London, 1901. Godfrey Sweven: Limanora, the Island of Progress. Nueva York y London, 1901.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 206

Farouche, país de las Morcillas. Todas las Morcillas son descendientes de los cerdos. Su deidad tutelar es, en tiempo de guerra, […] un puerco grande y graso de color gris […].

(François Rabelais: Le quart livre des faicts du bon Pantagruel. París, 1552.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 210

Isla de la Felicidad. La isla está sumida en un presente eterno en el que nada envejece. No hay allí enfermedades, preocupaciones ni temores, […] Habitan la isla ninfas siempre jóvenes, la más vieja de las cuales aparenta sólo quince años.

(Fanny de Beauharnais: L’Isle de la Félicité ou Anaxis et Théone. París, 1801.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 212

Figlefia. Los figlefianos creen que su misión es poblar la tierra y renovar la raza humana mediante el mestizaje y la esterilización selectiva.

(Godfrey Sweven: Rillaro, the Archipelago of Exiles. Nueva York y London, 1901. Godfrey Sweven: Limanora, the Island of Progress. Nueva York y London, 1901.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 214

En Filos no gobierna un soberano en el verdadero sentido de la palabra. En cambio gobierna el amor, la amistad y el candor, y la persona que mejor inspira estos sentimientos se convierte en el Primer Ciudadano.

En Filos no existen los matrimonios formales, que han sido reemplazados por las declaraciones mutuas de amor. […] Las mujeres de Filo son tan virtuosas que consagran sus vidas a satisfacer los deseos de los hombres demasiados jóvenes para encontrar una amante.

(Comte de Martigny: Voyage d’Alcimédon, ou Naufrage qui conduit au port… [Histoire plus vrai que vraisemblable, mais qui peut encourager à la recherche des terres inconnues]. Amsterdam, 1751.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 217

Isla de la Filosofía. En la isla no hay gobierno, porque el pueblo aún no ha decidido cuál es el sistema menos opresivo y más ilustrado.

(Abbé Balthazard: L’Isle Des Philosophes Et Plusieurs Autres, Nouvellement découvertes, & remarquables par leur rapports avec la France actuelle. Chartres, 1790.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 218

Isla de los Filósofos. Los filósofos construyen vastos edificios, que llaman «sistemas», empezando por el tejado, que normalmente son muy elaborados. Ocurre, sin embargo, que, cuando llega al momento de cimentar el edificio, éste suele derrumbarse y mata al arquitecto.

(Abbé Pierre Françoise Guyot Desfontaines: Le Nouveau Gulliver, ou Voyage De Jean Gulliver, Fils Du Capitaine Gulliver. Traduit d’un Manuscrit Anglois. Par Monsieur L.D.F. París, 1730.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 218

Isla Flotante


Fonseca. La moneda corriente consiste en pedacitos de papel con los bordes arrugados e inscripciones indescifrables. Todas las operaciones comerciales se realizan mientras se profieren juramentos, de modo que lo más probable es que lo escrito en esos papelitos sea alguna invocación al espíritu de la discordia.

(Anónimo: A Voyage To The New Island, Fonseca, Near Barbados. With some Observations Made in a Cruize among The Leward Islands. In Letters from Two Captains of Turkish Men of War, driven thither in the Year 1707. Translated out of Turkish an French. Londres, 1708.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 223

Foollyk o Isla de los Poetas. Son muy pobres porque el comercio de la poesía no es muy próspero. […] Celebran una feria anual en la que se compran y venden todos los artículos poéticos imaginables: tragedias, comedias, libretos de ópera, poemas épicas, fábulas, epigramas.

(Abbé Pierre Françoise Guyot Desfontaines: Le Nouveau Gulliver, ou Voyage De Jean Gulliver, Fils Du Capitaine Gulliver. Traduit d’un Manuscrit Anglois. Par Monsieur L.D.F. París, 1730.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 224

Formosa. La religión de la isla exige sacrificios humanos y todos los años se mata a unos veinte mil niños menores de nueve años.

George Psalmanaazaar: Description de l’isle Formosa. Amsterdam, 1704.

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 225

Isla Frívola. La principal característica de Frívola es que todo allí es ligero o «frívolo». Los arboles se doblan como si fueran de goma, y sus frutos […] se disuelven en la boca como espuma.

La agricultura es sencilla. Las mujeres soplan unos silbatos pequeños cuyo sonido forma surcos en la tierra liviana.

(Abbé Gabriel Françoise Cover: A Discovery Of The Island Frivola: Or, The Frivolous Island, Translated from the French, Now privately handed about at Paris, and said to be agreeable to the English Manuscripts concerning that Island, and its Inhabitants. Wrote by Order of A-l A-n. Londres, 1750.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 291-292

Isla de Frisa, que recibe este nombre porque todos sus caminos son frisos. […] Los arboles y las altas hierbas jamás pierden las hojas ni las flores porque son de damasco y terciopelo.

Los animales y las aves son de tapicería. Son los mismos que se ven en Europa pero, a diferencia de sus primos europeos, éstos no comen, ni canta, ni muerden. 

La única desventaja de este maravilloso país es que en él no hay nada para comer; aquel que intenta devorar una planta o un animal tendrá la sensación de estar masticando seda arrugada.

(Françoise Rabelais: Le cinquiesme et dernier livre des faicts et dicts du bon Pantagruel, auquel est contenu la visitation de l’Oracle de la dive Bacbuc, et le mot de la bouteille; pour lequel est entrepris tout ce long voyage. París, 1564.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 543

En Furosopoli no hay distracciones y visitarla ofrece poco interés.

(Sir John Mandeville: Voiage de Sir John Mandeville. Paris, 1357.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 227
Read More

G

septiembre 29, 2018
/ / /

Isla de los Geómetras. Sus habitantes pasan el tiempo dibujando figuras en la arena.

(Abbé Pierre Françoise Guyot Desfontaines: Le Nouveau Gulliver, ou Voyage De Jean Gulliver, Fils Du Capitaine Gulliver. Traduit d’un Manuscrit Anglois. Par Monsieur L.D.F. París, 1730.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 231-232

Gifantia. Isla situada en un vasto mar de arenas movedizas […]. Gifantia es el único lugar del mundo donde la naturaleza conserva aún su energía primigenia y produce constantemente nuevas especies de animales y plantas.

(Charles François Tiphaigne de la Roche: Giphantie. París, 1760; Charles François Tiphaigne de la Roche: L’Empire des Zaziris sur les Humains ou La Zazirocratie. París 1761.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 232

Glubbdubdrib. El gobernador tiene el poder de invocar muertos y ordenarles que le sirvan un día completo.

(Jonathan Swift: Travels Into Several Remote Nations Of The World. In Four Parts. By Lemuel Gulliver, First a Surgeon, and then a Captain of several Ships. Londres, 1726.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 234-235

Groenkaaf. Los indígenas conservan su inocencia original y no conocen la diferencia entre vicio y virtud.

(Louis Rustaing de Saint-Jory: Les Femmes Militaires. Relation Historique D’Une Isle Nouvellement Découverte… Dedié A Monseigneur Le Chevalier D’Orleáns. Par le C.D.** París, 1735.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 247
Read More

H

septiembre 28, 2018
/ / /

Ham Rock. La isla se llama así por su parecido con un jamón de York.

(Jules Verne: Le «Chancellor». París, 1875.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 251

En Helikonda se practica una filosofía […] que podría describirse como la filosofía de «arte por el arte».

Los artistas más conservadores viven cerca de la plaza; los más radicales y experimentales mucho más lejos.

Uno de los inventos más sorprendentes de Helikonda es el optófono, que transmuta cualquier objeto en su equivalente musical.

(Alexander Moszkowski: Die Insel der Weisheit, Geschichte einer abenteuerlichen Entdeckungsfahrt. Berlín, 1922.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 253-254

Her. Su superficie es un estanque de aguas quietas, sobre el cual reina un cisne silencioso y blanco que de vez en cuando bate las alas.

Las mujeres de la isla danzan para los visitantes moviendo sus faldas como el pavo real abre sus plumaje.

(Alfred Jarry: Gestes et Opinions du Docteur Faustroll, Pataphysicien. Roman Néo-Scientifique. Paris, 1911.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 255-256

Isla de los Hermafroditas. Allí todo posee una doble naturaleza: hay perales-manzanos, cerezos-ciruelos, almendros-datileros, etc. Todos los habitantes se visten con prendas de hombre y de mujer y tienen nombres masculinos y femeninos a la vez. No necesitan pareja para procrear y consideran monstruos a los unisexuales.

(Joseph Hall: Mundus alter et idem, sive Terra Australis ante hac semper incógnita. Londres, 1605.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 418

Los árboles de la Isla de las Herramientas parecen animales terrestres por que todos tienen piel, grasa, carne, huesos y, probablemente, órganos internos. […] En vez de frutos dan todo clase de herramientas y armas […]. El que necesite cualquiera de estos objetos no tiene más que sacudir el árbol y caerán en seguida como ciruelas maduras.

(Françoise Rabelais: Le cinquiesme et dernier livre des faicts et dicts du bon Pantagruel, auquel est contenu la visitation de l’Oracle de la dive Bacbuc, et le mot de la bouteille; pour lequel est entrepris tout ce long voyage. París, 1564.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 257

Isla de los Hodos. Su nombre deriva de la palabra griega odos, que significa «camino». En ella todos los caminos están vivos y se mueven por propia voluntad. 

(Françoise Rabelais: Le cinquiesme et dernier livre des faicts et dicts du bon Pantagruel, auquel est contenu la visitation de l’Oracle de la dive Bacbuc, et le mot de la bouteille; pour lequel est entrepris tout ce long voyage. París, 1564.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 259

Hooloomooloo, también se la conoce como isla de los Deformes, pues los habitantes de las islas vecinas, reacios a practicar la bárbara costumbre de eliminar a los niños nacidos con cuerpo asimétrico, pero deseosos también de apartarlos de su vista, fundaron en Hooloomooloo un asilo de deformes. […] Sin embargo, los naturales de Hooloomooloo no saben que son deformes y explican a los viajeros que el hecho de que una persona sea fea o hermosa depende de quien la juzga.

(Herman Melville: Mardi, and  A Voyage Thither. Nueva York, 1849.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 187

Tierra de los Houyhnhnms. La principal especie de la isla es una raza de caballos airosos y mansos: los houyhnhnms. […] Se rigen por la razón. Sus principales virtudes son la amistad y la benevolencia. […] Apartados del mundo, estos caballos han creado una civilización tranquila y pacífica, donde reina un clima de indulgencia y decencia, y no conocen las tensiones políticas […].

Los houyhnhnms no padecen enfermedades y no precisan médicos.

(Jonathan Swift: Travels Into Several Remote Nations Of The World. In Four Parts. By Lemuel Gulliver, First a Surgeon, and then a Captain of several Ships. Londres, 1726.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 261-262
Read More

I

septiembre 27, 2018
/ / /

Isla de los Ignorantes. Los habitantes se llaman «ignorantes» por su total ignorancia. En la isla nadie es ni debe ser sabio, pues todo debe hacerse por ignorancia […].

(Françoise Rabelais: Le cinquiesme et dernier livre des faicts et dicts du bon Pantagruel, auquel est contenu la visitation de l’Oracle de la dive Bacbuc, et le mot de la bouteille; pour lequel est entrepris tout ce long voyage. París, 1564.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 276

Islas de los Impíos. Archipiélago […] envuelto por una desagradable bruma de olor insoportable, que recuerda la carne humana quemándose en medio de asfalto, azufre y pez. […] De ningún lugar preciso sale una mezcla de gritos y lamentos, como de mucha gente padeciendo. 

(Luciano de Samosata: Relatos verídicos. Siglo II)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 280-281

Isla de las Industriosas Abejas. Todos trabajan y nadie tiene tiempo que perder. En ninguna parte se observan vagos o vagabundos. […] Los peces que pueblan el mar que circunda la isla son, en cambio, muy corteses y facilitan al viajero todo tipo de información.

(Carlo Collodi: Le avventure di Pinocchio. Florencia, 1883.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 281

Insulae incognitae. Los habitantes de estas islas […] llevan en sus prados floridos una vida natural e idílica. En un clima eternamente benigno, gozan de los más que abundantes bienes que les proporciona una naturaleza pródiga. […] Sus orejas se cierran con un especie de tapa. […] Su lengua […] está dividida en dos lóbulos, de forma que pueden emitir con varias voces todos los sonidos posibles y también hablar a dos personas a la vez.

En estas islas afortunadas no se conocen ni la ambición, ni las pasiones ni los tumultos, sino que todos viven en una armonía perfecta.

(Yámbulo: «Insulae incognitae in Oceano meridionali», en Diodori Siculi bibliothecae historicae libri. Londres, posth., 1933-1957.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², pp. 287-288
Read More

J

septiembre 26, 2018
/ / /

Juam. Allí verá dos preciosas aldeas. La  del oeste está habitada por la tarde y la del este por la mañana, lo cual permite a sus habitantes pasar el día entero a la sombra.

En [su] refugio, casi impenetrable, está sentado, majestuosamente, el rey de Juam, como el corazón de la semilla de un fruto, rodeado del universo, ceñido por el zodíaco, circundado por el mar, dividido por el horizonte, enmarcado por los arrecifes, encerrado en la montaña, recogido en la glorieta, fajado por la realeza, abrazado a sí mismo: la perfecta esfera de las esferas dentro de una esfera.

(Herman Melville: Mardi, and  A Voyage Thither. Nueva York, 1849.)

Alberto Manguel & Gianni Guadalupi: Guía de lugares imaginarios. Madrid (Alianza), 2014², p. 305

Isla Juan Fernández.

VIERNES: -¿No se te ha ocurrido pensar que su nombre no es el mero producto de un mero azar de navegación? Tal vez no hay nada casual en eso, Robinson. […] Juan Fernández es el nombre más común, más vulgar que podrías encontrar en lengua castellana. Es el equivalente exacto de John Smith en tu país, de Jean Dupont en Francia, de Hans Schmidt en Alemania. Y por eso no suena como un nombre de individuo sino de multitud, un nombre de pueblo, el nombre del uomo qualunque, del jedermann

Julio Cortazar: «Adiós, Robinson». En: Adiós, Robinson y otras piezas breves. Buenos Aires (Suma de Letras Argentinas), 2004, p. 204

Benjamín Vicuña Mackenna: Juan Fernández Historia Verdadera de la isla de Robinson Crusoe. 1883

Read More